Triangulación de exportaciones

triangulacion-exportacionesLas autoridades de Australia vienen investigando si algunas de las más importantes mineras del mundo están triangulando exportaciones para evadir el pago de impuestos y desviar sus ganancias. Sin embargo, ese no es el único caso. Hay multinacionales acusadas de ese mismo tema en países tan disímiles como Argentina e Indonesia.

La triangulación implica facturar las exportaciones a un destino, pero enviarlas a otro, utilizando para eso intermediarios, denominados “traders”, del mismo grupo económico, ubicados por lo general en Suiza, Singapur y países donde los impuestos son bajos.

Estas acusaciones son alimentadas por la sospecha de que se trata de una simple estrategia de planeamiento fiscal consistente en interponer empresas fantasma, entre el exportador y el destinatario efectivo de los bienes. Su único objetivo sería comprarlos, sin tomar posesión de ellos, para luego revenderlos a un mayor precio y así dejar en el exterior parte de la utilidad que de otra forma se encontraría gravada, con mayores tasas, en el país de donde se extrae el mineral.

La existencia de compañías que evaden impuestos no significa que todas procedan así. No se puede negar que las triangulaciones están, por lo general, acompañadas de ventajas de carácter tributario, pero eso de por sí no es censurable cuando los intermediarios realmente tienen funciones, poseen activos y asumen riesgos que ameritan una retribución o rentabilidad acorde con los beneficios que producen. Desconocer la existencia de estos agentes y su rol en el mercado de minerales carece de rigor conceptual si cumplen con esos requisitos.

Por este motivo, ciertos países han adoptado de forma unilateral enfoques específicos para desalentar las exportaciones triangulares de commodities entre partes vinculadas, en las que participe un intermediario extranjero sin genuina sustancia económica, como por ejemplo el llamado “sexto método” de precios de transferencia en América Latina.

La OCDE en el marco del proyecto “BEPS”, está afinando propuestas para hacer frente a determinadas maniobras que permiten “desaparecer”, “reducir” o “trasladar” artificialmente rentas provenientes de la exportación de materias primas a jurisdicciones de baja o nula imposición. Estas iniciativas pretenden garantizar que las grandes empresas tributen en los países en los que están realizando la actividad económica y generando valor. La tendencia mundial va por ese camino.


Marcial Garcia SchreckMarcial García Schreck
Socio de la División de Tax Services, EY

email

linkedin

Socio de Impuestos de EY Perú. Cuenta con más de 20 años de experiencia como abogado tributarista, 13 de ellos siendo encargado de la práctica de precios de transferencia. Especialista en Precios de Transferencia, Tributación Minera e Internacional.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s