No perdamos la inversión extranjera

La inversión extranjera directa (IED) viene sufriendo una brusca caída por un menor apetito de los inversores, ante el colapso de los precios de las materias primas que el país exporta, la desaceleración de la economía global y la eventual subida de las tasas de interés de la FED.

Factores Internos como los conflictos sociales, la actividad anti-minera, la rigidez de nuestro régimen laboral, el ruido político, la inseguridad y la crisis de confianza ocasionada por el Ejecutivo están ahuyentando la IED todavía más.

A ello se suma la ‘tramitología’ que se tiene que seguir en Perú para ejecutar una inversión, prueba de lo cual es que actualmente ocupamos el puesto 127 de 144 países en la categoría de “peso de las regulaciones burocráticas” en la última edición del Reporte Global de Competitividad. El panorama es aún más desalentador si tomamos en cuenta que retrocedimos 14 puestos respecto del año anterior. Esto significa que estamos peor si nos comparamos con el resto del mundo.

El reflejo de lo anterior en las estadísticas es elocuente. La IED recibida por el Perú decreció por segundo año consecutivo en el 2014, un 18% respecto del 2013 y un 36% en comparación con el 2012, en que se había registrado un máximo histórico, según cifras de la Cepal.

La minería ha sido una de las más afectadas, debido al menor atractivo que despierta el actual precio de los metales para los inversores. En el 2014 la inversión minera se redujo un 11%. Fue el primer descenso desde el 2007, tras varios años de rápido crecimiento.

Si se busca crear un entorno más adecuado para la IED es preciso tomar medidas concretas que apuntalen la competitividad del país, que ya sufrió un duro golpe este año al caer una posición en el ránking Doing Business del Banco Mundial, del puesto 34 al 35.

Para el Fondo Monetario Internacional, lo más recomendable es  enfocarse en abaratar el costo de hacer negocios en el país. Es muy importante dar señales que eleven las expectativas y transmitan confianza al inversionista, cuyos capitales, a fin de cuentas, son los que generan progreso.

En un contexto cada vez más complicado, depende de nosotros mismos alcanzar nuestro potencial. La reactivación de la IED en el último tramo de la gestión del presidente Humala podría darse si es que se mejora el perfil del país para atraer capitales de largo plazo, de manera que las generaciones venideras puedan disfrutar de las reformas ejecutadas hoy, tal como lo hacemos nosotros gracias a las políticas de promoción de inversiones implementadas en la década del 90.


Marcial Garcia SchreckMarcial García Schreck
Socio de la División de Tax Services, EY

email

linkedin

Socio de Impuestos de EY Perú. Cuenta con más de 20 años de experiencia como abogado tributarista, 13 de ellos siendo encargado de la práctica de precios de transferencia. Especialista en Precios de Transferencia, Tributación Minera e Internacional.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s