Agribusiness: presente y futuro de una buena cosecha

El explosivo crecimiento de la agricultura en el Perú, impulsado en su gran mayoría por los productos agroexportables no tradicionales, están transformando geografías, ciudades, demografías y economías, y en el futuro se prevé una gran cosecha.

Si bien en términos relativos se ha observado un crecimiento variado del PBI de agricultura entre el 2005 y 2013 –pasando de un crecimiento de 6.2% a 5.3%, respectivamente-, e incluso considerando que este año su crecimiento podría ser menor, calculado en 1.8% (según el BCRP), el trabajo que se está haciendo con miras al futuro es alentador. Y es que, de acuerdo con ProInversión, las hectáreas que actualmente se dedican a la agroexportación se duplicarían como consecuencia de los grandes proyectos de irrigación de Olmos (Lambayeque), Chavimochic III (La Libertad) y Majes Siguas II (Arequipa) –cerca de 140 mil nuevas hectáreas y US$1,715 millones de inversión-; estos proyectos incrementarían nuestras agroexportaciones en más de US$3,000 millones al año.

Ni que decir del impacto de estos proyectos en el empleo, pues si hoy en día se calcula que el agro es la fuente principal de ingresos de 2.3 millones de familias que representan el 34% de los hogares peruanos, se calcula que se sumarán anualmente cerca de 80 mil nuevos empleos directos al 2025 (según la Asociación de Gremios de Productores Agrarios), y que el propio PBI del sector crecería 5.5% en el 2018 (según el BCRP). Este potencial se puede medir incluso en las universidades, en las que no solo se pueden encontrar carreras de agronegocios en pregrado, sino maestrías especializadas que cada vez están tomando mayor popularidad entre las más conocidas casas de estudios.

Los números crecen y los jugadores también

En 1990, las agroexportaciones llegaron a los US$494 millones y este año se calcula que se superarán los US$6,000 millones (US$5,581 millones en el 2015), un despegue que merecidamente nos posiciona en el Top 10 de los países proveedores de alimentos del mundo.

Ya en el primer cuatrimestre de este año, las agroexportaciones habrían rozado los US$1,500 millones, reflejando un crecimiento de 4% respecto al mismo periodo del 2015, alcanzando un superávit comercial de US$209 millones, según el Ministerio de Agricultura y Riego (Minagri). Esto se refleja también en las 50 principales exportadoras agrícolas que han alcanzado un crecimiento de 4.77% en el mismo período.

Los números reflejan mucho potencial, pero ¿qué productos están detrás de estos resultados? Fuera de los tradicionales, donde el café destaca ampliamente, productos no tradicionales como la uva ya sobrepasaron sus niveles de exportación. Y en el 2015, las uvas, espárragos, paltas y mangos encabezaron los productos agrícolas más exportados, pero otros productos subieron cada vez más en el ranking. Es así que otros productos tuvieron destacados desempeños como el banano orgánico, quinua, maca y arándanos, siendo, este último, catalogado de crecimiento explosivo, pues se ha pasado de exportar incipientes US$32 mil en el año 2010 a más de US$96 millones en el año 2015, convirtiéndonos en el cuarto productor sudamericano y décimo a nivel mundial, donde ya somos primeros productores de espárragos, quinua y maca.  En adición, la producción de cacao se vislumbra como una real “pepa de oro”, por la cantidad noble de su rendimiento y exquisita calidad, reconocida el año pasado como uno de los mejores del mundo.

El potencial que ofrece nuestra diversidad de productos es enorme, e importantes capitales privados vienen aprovechando el impulso de haber crecido nuestras exportaciones agrícolas no tradicionales por 14 veces en solo 15 años.  Estas inversiones atraen un impacto notable en el desarrollo y empleabilidad de sus zonas de impacto, algunas de las cuales gozan el día de hoy de plena empleabilidad. Recordemos también que “el cluster del agribusiness como insumo a la gastronomía y ésta como soporte al turismo” constituyen un eje real y concreto de camino al desarrollo en lo que como país somos mundialmente competitivos, de la mano, claro está, de una apropiada y necesaria inversión en infraestructura y de facilidades concretas para la promoción del comercio exportador.

Encuentra más temas de interés en nuestro “EY Perú Library“.


Paulo PantigosoPaulo Pantigoso
Country Managing Partner, EY

email

linkedin

Country Managing Partner de EY Perú. Responsable de liderar junto con 50 socios y directores a más de 1,200 profesionales expertos en los servicios de la firma. Es editor de la “Guía de Negocios e Inversión en el Perú” elaborada en conjunto por EY Perú, el Ministerio de Relaciones Exteriores y Proinversión; y editor de la Guía de Negocios y Emprendimiento “Crecer”, dirigida a orientar a los emprendedores en los negocios.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s