El negocio eléctrico y los gastos de responsabilidad social

comercio-electronico-post-blog130x130
No todos los desembolsos efectuados a favor de comunidades son gastos de responsabilidad social. En el negocio eléctrico se hacen usualmente pagos a favor de comunidades a cambio de derechos de servidumbre, superficie o arrendamiento de predios, por reasentamiento de campamentos, por la compra de bienes (alimentación del personal), prestación de servicios (alojamiento) e inclusive indemnizaciones por accidentes, derrumbes en la construcción, entre otros.Estos gastos son propios de la actividad empresarial y pensamos que no deben ser tratados como de responsabilidad social por más que sean realizados a favor de comunidades. Se trata simplemente de gastos deducibles, en la medida que son destinados a la obtención de ingresos gravados y siempre que se encuentren debidamente sustentados.

Según el Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible (“World Business Council for Sustainable Development”), se entiende por responsabilidad social al compromiso por el cual las empresas se dedican a contribuir positivamente al desarrollo para la mejora de la calidad de vida de las comunidades con quienes colaboran y de la sociedad en general.

En esa misma línea, mediante la Sentencia No. 0001-2012-PI/TC, el Tribunal Constitucional ha señalado que “las empresas deben de internalizar ciertos costos que les permitan prevenir el origen o escalamiento de conflictos sociales. Ello recae en principio en la esfera de la empresa, la que debido a su experiencia debe tomar en consideración posibles tensiones con la población de las áreas aledañas. En tal sentido, estas deben tratar de evitar medidas aisladas y optar por medidas dirigidas a solucionar y prevenir los verdaderos problemas de la comunidad.”

Lo anterior se plasma en la obligación de las empresas de desarrollar actividades y gestiones que permitan mantener un entorno de convivencia adecuado con las comunidades nativas aledañas a la zona geográfica donde llevan a cabo su negocio.

Como ejemplos de gastos de responsabilidad social podemos mencionar la construcción de canales de irrigación, la entrega de medicamentos, víveres o inclusive la construcción de colegios y/o hospitales que beneficien a la comunidad, los cuales son usualmente incluidos, de manera específica o general, en un Estudio de Impacto Ambiental. Se trata de gastos que permiten crear un ambiente adecuado entre la empresa y el entorno donde desarrolla sus actividades.

Deducibilidad fiscal de los gastos de responsabilidad social

Para que la deducción de un gasto sea aceptada para efectos del Impuesto a la Renta, éste debe ser necesario para producir la renta o para mantener la fuente generadora de ingresos gravados o estar vinculado con la obtención de ganancias de capital, es decir, los gastos deben estar vinculados al negocio.

En el caso específico de los gastos por responsabilidad social, ha existido una larga discusión entre los particulares y la Administración Tributaria sobre si éstos están vinculados a las actividades “del negocio” de un contribuyente o si califican como “liberalidades“ o “donaciones” que no representan beneficio económico alguno, teniendo el fisco una inclinación inicial en favor de esta segunda acepción; sin embargo, el Tribunal Fiscal ha ajustado este criterio con motivo de la Resolución No. 16591-3-2010 y ha aceptado su deducción tributaria al reconocer la vinculación de este tipo de gastos con el mantenimiento de la fuente productora de la renta, asumiendo que tienen como finalidad evitar conflictos sociales que afecten el devenir normal del negocio del contribuyente.

Bajo este contexto, el contribuyente debe prepararse para acreditar en qué medida los gastos de responsabilidad social han estado dirigidos al mantenimiento de la fuente productora de la renta. Idealmente deben tener su origen en un plan de relaciones comunitarias y/o formar parte de un estudio de impacto ambiental. Asimismo, es necesario que estén soportados en comprobantes de pago y que se cuente con la mayor cantidad de documentación sustentatoria de las operaciones involucradas.

Encuentra más temas de interés en nuestro “EY Perú Library“.


Humberto-AsteteHumberto Astete
Socio de Impuestos, EY

email

linkedin

Socio del área de Impuestos en EY Perú. Cuenta con más de 17 años de experiencia en el campo tributario, en temas de consultoría y planeamiento tributario en los sectores de: minería, energía, construcción e infraestructura, concesiones, retail, entre otros. Ha asesorado a diversas corporaciones internacionales en su ingreso al mercado peruano, así como en procesos de fusión, adquisición y reestructuración. Humberto es también miembro activo del Instituto Peruano de Derecho Tributario y de la Asociación Fiscal Internacional (IFA) Grupo Peruano.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s