Agilizando la ruta del crecimiento

Uno de los objetivos más importantes que tiene por delante el actual gobierno es el de cerrar la brecha que existe hoy en diferentes sectores. El libro “Agilizando la ruta del crecimiento” desarrollado por EY, por encargo de la Asociación de Fomento de la Infraestructura (AFIN)*, busca darle recomendaciones al gobierno para que sepa los pasos a seguir para reducirla.

Uno de los principales ajustes que se deben hacer es el de reducir la burocracia, y esto logrará agilizar la ruta de crecimiento. Los procesos dentro del Estado son lentos y en la mayoría de casos son muy complicados. Lo que en otros países toma 90 días, en el Perú puede durar hasta 1400 días. El objetivo no puede ser reducir todo de golpe, pero sí comenzar a dar los primeros pasos para irla reduciendo en el corto plazo.

Se necesita un plan nacional de infraestructura que tenga un horizonte temporal de cinco años y que sea revisado anualmente para mejorarlo, actualizarlo e incluso reordenarlo en los casos que corresponda. Desde EY, después de haber realizado muchas entrevistas y analizado practicas más avanzadas de otros países, nosotros sugerimos una metodología de priorización de proyectos y que esta iniciativa parta desde Proinversion. Esta agencia gubernamental debe fortalecer su imagen, en cuanto a establecer un mejor orden y estructura de proyectos, y aplicar una metodología que tome en cuenta aspectos económicos, financieros, sociales y técnicos. Este organismo debe estar en la capacidad de decidir en qué lugar se necesita construir un colegio, un hospital, entre otras cosas, porque debe de tener mapeadas las necesidades y recursos que se requieren.

Por otro lado, la política de financiamiento debe de cambiar. En estos momentos hay dinero disponible en los mercados y los inversionistas buscan proyectos, y para eso se necesita ser hábil para que el dinero pueda coincidir con los diferentes proyectos. El gobierno debe de gastar más y mejor. En promedio, se gasta el 71% del presupuesto asignado a inversiones e incluso hay gobiernos regionales que solo gastan la mitad de su presupuesto. Además, sugerimos aumentar el endeudamiento público que en este momento se encuentra en un 22%. Es posible duplicar este endeudamiento, sobre todo si el mensaje es que esto va a ser usado con criterio y y que se destinará para realizar inversiones de infraestructura. Este factor es un catalizador de la economía, por cada 1% que se invierte en infraestructura, se recupera un 1.4 de crecimiento del PBI, es decir, a más infraestructura, el retorno que se obtiene en la tasa de crecimiento del PBI es mayor.

Asimismo, se necesita rediseñar los procesos y volverlos más eficientes. Es necesario tener pocas leyes pero que sean buenas, dejar perfectamente reguladas las reglas del juego, reforzar el papel de Proinversion y que éste actúe como agente gestor de estas inversiones, asimismo, que marque calendarios razonables. Incluso en los casos en que algún ministerio tarde en formular los proyectos a tiempo o no respete los plazos, la agencia debe tomar el liderazgo del proyecto. Se debe trabajar con el silencio administrativo positivo. Que en los casos en que se plantee un problema que no sea complejo, se interponga un plazo razonable de respuesta y en caso no se respete ese plazo, se interprete que la respuesta es afirmativa. En el Perú hay 1000 proyectos parados, en varios casos porque nadie ha decidido solventar el problema.

Para destrabar los concursos hay que cambiar los términos de referencia, poner vallas razonables y poner términos más coherentes, transparentes y fáciles de evaluar. El objetivo debe apuntar a que si lanzas un concurso aparezcan ocho o diez proponentes. Para esto también se necesitan proyectos en número y tamaño, lo suficientemente atractivos para que vengan los grandes jugadores del mercado internacional. Debemos atraer a las grandes empresas británicas, alemanas, canadienses y francesas que son las más importantes en lo que a infraestructura se refiere.

Para que todo esto sea posible resulta indispensable el fortalecimiento de Proinversion. Para ello se necesita una nueva reorganización, rediseño de procesos, y que los directorios no sean conformados sólo por miembros de los ministerios, sino que haya también personas del sector privado. Que los mejores jefes de proyectos de empresas y sectores importantes del país tengan un contacto directo con la entidad, para reforzar su opinión y perspectiva. Destrabar, agilizar, ordenar, crecer y fortalecer. Ese es el camino.

*Para mayor información sobre el libro “Agilizando la ruta del crecimiento”,  ingrese al siguiente enlace.

Encuentra más temas de interés en nuestro “EY Perú Library“.


Pedro-arizmendiPedro Arizmendi
Socio Líder de Infraestructura, EY

email

linkedin

Responsable del área de Infraestructura en EY Perú. Con más de 30 años de experiencia profesional en EY en diferentes líneas de servicio, (Auditoría, Asesoría y Corporate Finance). Cuenta con experiencia en el sector de Infraestructuras y Finanzas, incluyendo diseño de Planes de Negocio, Modelos de Gestión, Proyectos de Modelización, Estrategia Financiera y Evaluación de Proyectos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s