Impuestos diferidos

Impuestos diferidos

Las compañías están próximas a realizar el cálculo del impuesto a las ganancias, el cual incluye el impuesto a la renta corriente y el impuesto a la renta diferido (IRD), este último se origina a partir de los diferentes criterios en el tratamiento contable de activos, pasivos, ingresos y gastos que existe entre las normas requeridas por la SUNAT y las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF) y, por tal motivo, la utilidad contable difiere de la utilidad tributaria.

La NIC 12 – “Impuesto a las ganancias”, establece que el impuesto a la renta diferido debe calcularse usando el método del balance, el cual consiste en la comparación del balance financiero y el balance tributario. Sin embargo, muchas empresas no utilizan esta metodología porque les resulta poco práctico elaborar un balance tributario y en cambio, utilizan la declaración jurada anual (DJ) del impuesto a la renta corriente para identificar y realizar un seguimiento a cada diferencia temporal.

No obstante, el riesgo de utilizar la DJ para este cálculo aumenta con el volumen y complejidad de las operaciones y, por lo tanto, la capacidad de control disminuye de manera significativa. Además, es importante considerar que no necesariamente todas las partidas que generan un impuesto a la renta diferido se incluyen en la DJ, por ejemplo, las revaluaciones de activo fijo, la variación del valor razonable de inversiones clasificadas como disponible para la venta, el valor razonable de los instrumentos financieros derivados, el efecto de la diferencia de cambio para las compañías con moneda funcional distinta a la moneda de declaración de impuestos, etc.

El no seguir la metodología de cálculo establecida en la NIC 12 (método del balance) podría ocasionar errores importantes afectando los saldos de balance y las utilidades de las empresas. Por otro lado, considerar todos los aspectos mencionados en la norma permite verificar si los saldos tributarios son consistentes con el tratamiento y posiciones tributarias de cada entidad, realizar una adecuada planificación tributaria ya que se dispone de información ordenada, completa y correctamente calculada, que facilita la toma de decisiones y el control de los riesgos asociados.

Las compañías deben prestar atención a la metodología utilizada en la determinación del impuesto a la renta diferido y, de ser el caso, modificarla de acuerdo a los lineamientos establecidos en la NIC 12, y así evitar sorpresas.

Entérate de más temas de interés visitando nuestro “EY Perú Library“.


Jose-Luis-OsorioJosé Luis Osorio
Gerente del Área de Consultoría Contable y Financiera, EY

email

linkedin

Gerente del Área de Consultoría Contable y Financiera de EY Perú (FAAS – Financial Accounting Advisory Services) con más de 7 años de experiencia brindando servicios de asesoría en NIIF, control interno, procesos e instrumentos financieros. Tiene experiencia en finanzas, análisis de información financiera, sistemas de contabilidad y  áreas de administración.  Ha participado en proyectos del sector energía, minería, retail, financiero, manufacturero y construcción.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s