Imposible ser indiferente

Imposible ser indiferente

No intento redundar en la clásica frase “hay que hacer algo”. Propongo aportes concretos para enfrentar las tareas de reconstrucción del país tras El Niño costero.

En 1983, nuestro PIB retrocedió 10,4% y en 1998 lo hizo en 0,4%. Cuando hablamos de desear pertenecer a la OCDE como país, avanzar con los acuerdos de la Alianza del Pacífico y seguir abriendo mercados con más TLC, debemos anteponer la reflexión sobre cuán vulnerables somos aún a impactos de la naturaleza devastadora. Y en la infraestructura también, ya que hoy nuestro stock de capital impactado es bastante mayor por la propia inversión que venimos acumulando y sobre la cual debemos seguir avanzando como país. Pero, inexorablemente, cada cierto número de años tendremos un fenómeno de El Niño (FEN) severo, que los estudiosos estiman en 15.

El Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN) debe multiplicar su situación de prevención y articulación de acciones de ayuda rápida, técnicamente informadas en tiempo real, profundas y duraderas. Contar con un Plan Nacional de Gestión de Riesgos de Desastres siempre actualizado, coherente y ampliamente difundido entre el sector público y privado, ayudará a su retroalimentación de ida y vuelta, y al mejor estudio y aporte en la prevención y gestión durante y en la reconstrucción ante el FEN. Al inventario geográfico para el dragado de ríos, reforzamiento de riberas y diques, encauzamiento de ríos, riadas y torrenteras, debería sumarse el mapeo de zonas vulnerables y la necesaria reubicación de la población en riesgo. Nueva Zelanda, tras el terremoto de 2001, marcó zonas rojas (prohibidas para construir), naranjas (con necesidad de estudios adicionales) y verdes (reconstrucción permitida), para viviendas afectadas, basándose en estudios técnicos. Como consecuencia, más de 7.000 viviendas ubicadas en las zonas rojas fueron adquiridas por el Gobierno. Ahora bien, nada como empezar con prohibir la construcción de cualquier habilitación humana por sobre donde la naturaleza nos cobra su memoria: una conducta irracional basada en la necesidad de unos y en el aprovechamiento inescrupuloso de otros, que el Gobierno y la sociedad debemos extirpar.

La activación -muchísimo más flexible- de las obras por impuestos (OxI) es de exigencia imperiosa, así como la masiva puesta en valor de las obras disponibles para invertir, además de que se otorguen liquidaciones de obra parciales, sumarias y probas (y una suerte de amnistía general a la dación de los certificados [CIPRL] por las OxI iniciadas desde hace años). Urgen normas extraordinarias de impacto concreto y muy rápido para viabilizar proyectos de inversión para la reconstrucción, pues resultará siempre –económica y socialmente- más plausible reponer y mejorar las condiciones de inversión de nuestra población para que esta progrese con su propio empuje, que apostar por meramente asistirla en la emergencia.

Es muy loable la corriente de ayuda al prójimo experimentada recientemente en la colectividad peruana. Pero ayudar no debe ser flor de un día: casi todas las organizaciones realizan celebraciones anuales para con sus colaboradores, las de este año deben ser pospuestas y destinar sus presupuestos a la ayuda los damnificados, y celebrar con ello su reconstrucción. China, luego del terremoto de 2008, optó por recaudar el 1% del PIB de las provincias más ricas y menos afectadas, y desarrolló convenios de hermanamiento de ciudades.

Revisar la calidad de gestión de la descentralización y quizás volver a centralizar algunas funciones que no operan bien es otro desafío. Al fin y al cabo, la prevención tiene un halo de prosperidad por sí misma, preservando y mejorando nuestras vidas. Las crisis -bien administradas- atraen progresos, y ellos empiezan por el aporte de cada uno.

Encuentra más temas de interés en nuestro “EY Perú Library“.


Paulo PantigosoPaulo Pantigoso
Country Managing Partner, EY

email

linkedin

Country Managing Partner de EY Perú. Responsable de liderar junto con 50 socios y directores a más de 1,200 profesionales expertos en los servicios de la firma. Es editor de la “Guía de Negocios e Inversión en el Perú” elaborada en conjunto por EY Perú, el Ministerio de Relaciones Exteriores y Proinversión; y editor de la Guía de Negocios y Emprendimiento “Crecer”, dirigida a orientar a los emprendedores en los negocios.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s