Clasificación de Perú a Rusia 2018: Impacto en los sectores retail y de consumo masivo

Clasificación de Perú a Rusia 2018: Impacto en los sectores retail y de consumo masivo

Desde que tengo uso de razón, he considerado que el fútbol es mucho más que un deporte. Para mí el fútbol es una pasión; es, al mismo tiempo, alegría y tristeza, histeria y calma, desilusión extrema y clímax, amor y odio, y muchísimos otros sentimientos encontrados que ponen de manifiesto lo más maravilloso del ser humano y que, sobretodo, invitan a la amistad, el compañerismo y a la unión entre todos los ciudadanos de una nación, apartando las diferencias y rivalidades que puedan existir.

¿Difícil de creer o entender? Basta con recordar los últimos dos meses vividos en el Perú, en donde el principal tema de conversación en las calles, casas, oficinas, etc., es la posible clasificación de la selección peruana al mundial Rusia 2018. De hecho, recuerdo muy pocos eventos políticos, económicos y/o sociales que hayan captado tanto la atención de casi la totalidad del pueblo peruano, que nos hayan unido en torno a un objetivo común y, sobretodo, que nos hayan recordado lo orgullosos que debemos estar de ser peruanos.

Si bien el futbol es una manifestación social y cultural, es también un fenómeno económico digno de ser estudiado, mucho más en un contexto de entusiasmo y expectativas como el que estamos viviendo los peruanos en los últimos meses y de cara al próximo año, si Perú logra clasificar a Rusia 2018. Justamente estas dos variables: entusiasmo y expectativas, son las que juegan un papel determinante en el comportamiento de los consumidores, sobre todo en los sectores de retail y de consumo masivo.

Debemos recordar que estos sectores económicos se vieron afectados de forma negativa durante el año 2017 por sucesos inesperados, tales como el Fenómeno de El Niño y el caso Lava Jato, los cuales generaron una reducción considerable en el consumo. Sin embargo, históricamente dicho consumo tiende a aumentar cuando hay una situación de optimismo; por lo tanto, una clasificación al Mundial de Futbol después de 36 años podría tener un impacto muy positivo en la economía peruana, inicialmente en sectores como el comercio, servicios, turismo, entre otros, y, posteriormente, en sectores como producción y construcción, además de la tranquilidad política que ello supondría y que podría incentivar la inversión nacional y extranjera.

Dicho aumento en el consumo también generaría un mayor incremento en la recaudación tributaria a través del Impuesto General a las Ventas (IGV) y el Impuesto Selectivo al Consumo (ISC). Cabe precisar que estos fenómenos ya los han experimentado en su momento aquellos países que fueron por primera vez a un mundial o que regresaron después de tiempo, tales como Grecia (1994 y 2010), Chile (1998 y 2010), Ecuador (2002), Turquía (2002), e Islandia (2018).

Entre los principales productos y servicios que podrían tener una mayor demanda si Perú clasifica al mundial (antes y durante el torneo), serían:

  • Bebidas alcohólicas y cigarrillos,
  • Alimentos y bebidas gaseosas,
  • Prendas de vestir como camisetas y/o souvenirs relacionados con la selección peruana,
  • Artefactos electrodomésticos como televisores y tablets,
  • Celulares inteligentes,
  • Calzado deportivo,
  • Salidas a restaurantes, locales de diversión y centros comerciales,
  • Paquetes turísticos hacia Rusia, principalmente,
  • Publicidad de medios
  • Líneas de crédito a través del uso de tarjetas, entre otros.

Si bien a la fecha es sumamente complicado cuantificar el impacto económico que tendría una eventual clasificación de Perú a Rusia 2018, lo cierto es que se trataría de un suceso absolutamente imprevisto hasta hace algunos meses y que, definitivamente, tendría un impacto mayor o menor en el PBI, el cual, tras los efectos del caso Lava Jato y el Fenómeno de El Niño, el Banco Central de Reserva (BCR) estimó en 2.8% para el 2017.

Por otro lado, e independientemente del entusiasmo, expectativas y fiebre mundialista que estamos viviendo, lo cierto es que esta situación también constituye y ofrece a quienes participan en los sectores retail y de consumo masivo, una enorme oportunidad para impulsar su negocio, sea éste pequeño, mediano o grande, así como para desarrollar nuevos productos y servicios, pues la clave para los descubridores y emprendedores también consiste en reconocer las oportunidades cuando éstas se presentan, y aprovecharlas al máximo.

En ese sentido, debemos tener en cuenta que, de darse dicha clasificación, será un evento (campaña, temporada, etc.), que durará, incluyendo el mundial, no más de 7 u 8 meses, y dependerá de quienes participen en los sectores mencionados aprovechar las oportunidades que se presenten durante este lapso de tiempo pero, sobre todo, desarrollar los productos y servicios que los consumidores requieran luego de un evento de tal magnitud, considerando el impacto que seguramente tendría en nuestro país.

Entérate de más temas de interés visitando nuestro “EY Perú Library“.


Oscar MereOscar Mere
Socio de Auditoría, EY

email

Socio de la División de Auditoría en EY Perú. Cuenta con 13 años de experiencia en auditoría y asesoría de negocios a empresas de los sectores retail y consumo masivo, real estate, bancario, telecomunicaciones, comercial, entidades sin fines de lucro y proyectos de inversión en Perú, España y Ecuador.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s