¿Por qué el decreto al régimen de repatriación de capitales está cumpliendo su objetivo?

Bitcoin: ¿Por qué el decreto al régimen de repatriación de capitales está cumpliendo su objetivo?
Contrario al análisis de algunos especialistas críticos de la reforma tributaria, vemos de manera positiva los resultados de la reciente amnistía tributaria implementada por el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) que cerró el 29 de diciembre del año pasado.

SUNAT informó que el capital total repatriado sumó una cantidad de S/1.136 millones, acogiendo como nuevos contribuyentes a 7,766 personas producto de este denominado Régimen Sustitutorio Temporal de Impuesto a la Renta (repatriación de capitales).

Precisamente diciembre fue el mes que registró mayores aportes respecto a ingresos tributarios, incrementando un 12.6% solo ese mes. De ello, a nivel del Impuesto a la Renta (IR) contribuyó un 6%.

Depende del cristal con el que se mire

Si bien el MEF tiene como principal propósito incrementar la recaudación fiscal para el periodo que se implementó la flexibilidad del régimen, su principal objetivo está en incrementar la contribución en el futuro, por lo que la nueva cantidad de personas acogidas al sistema es un logro bastante importante, pues asegurará un mayor ingreso para las arcas peruanas.

De otro lado, se estima que hay 36 mil millones de soles fuera del país sobre los que no se registran impuestos, y la intención del Gobierno está en recuperarlos de manera progresiva, como lo está logrando con esta amnistía.

Es erróneo analizar los resultados de la reforma comparando los niveles de recaudación del Perú con otros países, o solo enfocándonos en el monto recaudado con esta medida. Lo importante aquí es la sostenibilidad de ese aporte y el registro de los nuevos contribuyentes, indicador que debe tomarse en cuenta.

¿En qué consistió la amnistía?

A través del decreto supremo N° 067-2017-EF (reglamento el decreto legislativo N° 1264) el MEF estableció un régimen temporal para promover la repatriación de capitales a través de beneficios tributarios, con el cual permitió que las personas con rentas no declaradas generadas hasta el 31 de diciembre del 2015 puedan hacerlo pagando una tasa de Impuesto a la Renta (IR) de 10%; en el caso de los fondos repatriados e invertidos en el Perú, la tasa del IR fue de 7%.

Las rentas no declaradas pueden estar representadas en dinero, bienes y/o derechos, situados dentro o fuera del país al 31 de diciembre de 2015; exceptuando aquellos situados en los 10 países catalogados por el Grupo de Acción Financiera como de Alto Riesgo o No Cooperantes: Afganistán, Bosnia y Herzegovina, República Popular Democrática de Corea, Irán, Iraq, Lao, Siria, Uganda, Vanuatu y Yemen.

¿Por qué fue una buena decisión?

No cabe duda sobre el beneficio que trae para aquellas personas que evadieron el pago de impuestos regulares durante el periodo previo al 2015. Haberse acogido al régimen temporal fue una muy buena decisión no sólo en cuanto al ahorro en el pago de impuestos.

La tendencia de acceso a la información en la que están incluidos los países que hoy son denominados paraísos fiscales, permitirá que el Gobierno peruano pueda acceder fácilmente a información financiera de las personas que almacenan sus recursos fuera del país, y aplicarse los impuestos correspondientes y evadidos hasta la fecha de investigación.

Por el contrario, aquellos que se acogieron al régimen temporal a tiempo han tenido la opción de declarar sus fondos a través de una declaración jurada y así evitar la fiscalización de la SUNAT.

Encuentra más temas de interés en nuestro “EY Perú Library“.


Roberto CoresRoberto Cores
Socio de Impuestos Internacionales, EY 

email

linkedin

Roberto es Socio de Impuestos Internacionales en EY Perú. Posee más de 17 años de experiencia brindando servicios de consultoría legal, especializándose en temas tributarios con instituciones bancarias y financieras; así como en planeamiento tributario y en la estructuración fiscal de adquisiciones locales e internacionales.