Inteligencia artificial: una tendencia que promete revolucionar el mundo de los negocios

Inteligencia artificial: una tendencia que promete revolucionar el mundo de los negocios

 

Para empezar a hablar de Inteligencia Artificial (IA), me gustaría resaltar una proyección del presidente del Banco Mundial (BM), Jim Yong Kim, hecha en agosto de 2017, donde alertaba que la expansión de la inteligencia artificial en el mundo de los negocios contribuirá a eliminar entre el 50% y el 65% de todos los trabajos que hoy existen, en países en vías de desarrollo, como el Perú[1].

Esto no quiere decir que el desempleo aumentará a esa cifra, ni mucho menos. Por el contrario, se trata de no aferrarse a los empleos antiguos sino más bien apostar por crear nuevos puestos de trabajo que requerirán de nuevas capacidades.

En ese sentido, según un reciente estudio de EY llamado “Putting artificial intelligence (AI) to work”, el 56% de los encuestados considera que la falta de talento en este campo es su mayor barrera, un salto considerable desde el 36% reportado cuatro meses antes de dicho estudio, cuando se le hizo la misma pregunta a un grupo de profesionales de la tecnología. La industria está duplicando su tamaño cada año, pero aún es muy pequeña dadas las expectativas.

¿Cómo están cambiando las empresas con la IA?

Aunque existe un consenso mundialmente establecido sobre la Inteligencia Artificial y su alta influencia en las empresas en los próximos 10 años, aún no se han creado los espacios necesarios para una discusión y análisis profundo sobre el impacto que realmente está generando en la actualidad o en el corto plazo.

Si bien todo tiene el potencial de ser mejorado por la Inteligencia Artificial, hay dos áreas que han dado muestras de avance en la adaptación de técnicas de IA: el marketing y la industria automotriz.

Claro que todos hemos visto noticias sobre los autos del futuro, aquellos que se manejan de forma autónoma sin necesidad de un conductor. Es una novedad para la industria, que además, sirve altamente para el marketing de las empresas de autos.

No obstante, en algunas fábricas desde hace un tiempo funcionan unos pequeños vehículos que se encargan de transportar determinadas piezas de un lugar a otro. Estos funcionan solos, comúnmente guiados por sensores situados en el pavimento de la fábrica. Se trata de aparatos con total libertad, y que a pesar de esto no se producen choques entre ellos, debido a que llevan otros sensores  que detectan si en su camino hay algún obstáculo, ya sea otro vehículo o una persona. Y en caso de que así sea, automáticamente se paran.[2]

Pero ¿existe IA en la vida cotidiana?

A veces no nos damos cuenta que también estamos expuestos a la inteligencia artificial. Por ejemplo, algo bastante avanzado en Estados Unidos son los sistemas de selección de personal que utilizan sistemas de seguimiento a candidatos de manera automática, sin la intervención humana.

Estos procesos de reclutamiento se utilizan especialmente en el análisis de cientos (o miles) de solicitudes iniciales. En Estados Unidos se estima que el 70% de las solicitudes de empleo son filtradas antes de ser analizadas por personas[3].

Lo mismo ocurre con el análisis de datos cuando una persona va a solicitar préstamos al banco, las entidades financieras regularmente filtran la información de sus solicitantes para evitarse el riesgo de deuda. Asimismo, existen páginas que utilizan algoritmos inteligentes para encontrar a la pareja indicada.

Dicho de otra manera, hay muchos sistemas que ya utilizan la inteligencia artificial, pero no nos damos cuenta. Lo que hace falta es popularizar estos sistemas y darles una utilidad que beneficie al mundo de los negocios, es decir, situarnos en la frontera de lo que es tecnológicamente viable en la era de la transformación digital.

Falta de capacidades

Según recoge el estudio de EY, la mayoría de las organizaciones aún no están explotando el potencial de la IA y para poder hacerlo es necesario comenzar con la captación del talento, que es lo que predominará en el mediano plazo cuando los puestos de trabajo que conocemos se vean reducidos.

Actualmente, la adaptación de técnicas de IA es muy inmadura y las plataformas existentes están dirigidas principalmente a científicos de datos y experimentadores. Todavía hay pocas herramientas verdaderamente empresariales.

La carrera para ser competitivos en el futuro va a estar muy relacionada con la innovación y será importante también que los gobiernos se comprometan con promover políticas públicas que impulsen la aparición de nuevos espacios de emprendimientos enfocados en esta tecnología emergente.

Riesgos de las empresas para implementar IA

El mayor riesgo es la no adopción de la tecnología asociada a la Inteligencia Artificial. La adopción requerirá paciencia y voluntad de aprender, será compleja, prolongada y probablemente muchos de los primeros proyectos tendrán un bajo retorno de la inversión y un impacto limitado. Pero ese aprendizaje será esencial y el primer paso de un viaje transformacional que afectará a todos los negocios.

Otro gran riesgo es el talento, como se señaló anteriormente, el buen talento es difícil de encontrar y contratar. Esto conlleva un riesgo significativo del efecto Dunning-Kruger; es decir las personas creen que saben mucho más de lo que hacen, y el riesgo de promesas excesivas y falta de cumplimiento es alto.


[1] https://peru21.pe/cheka/inteligencia-artificial-eliminara-mitad-empleos-existentes-sostiene-banco-mundial-372583

[2] https://hipertextual.com/2011/10/inteligencia-artificial-vehiculos-autonomos

[3] https://elcomercio.pe/tecnologia/actualidad/5-cosas-inteligencia-artificial-decide-notes-noticia-494438

  Encuentra más temas de interés en nuestro “EY Perú Library“.


Paulo PantigosoOrlando Núñez
Gerente Senior de Consultoría, EY 

email

linkedin

Gerente Senior de la División de Consultoría de EY Perú. Cuenta con más de 15 años de experiencia liderando proyectos de transformación en el área de tecnologías de información (TI), con impacto directo en los resultados del negocio. Dentro de los servicios que ha liderado en el sector TI se encuentran: planeamiento estratégico, reducción de costos, diseño organizacional, optimización de procesos/servicios brindados al negocio, segregación de funciones, evaluación y selección de software, acompañamiento a la implementación de ERPs, entre otros.