¿Cómo la reforma tributaria de Estados Unidos podría afectar a Perú?

¿Cómo la reforma tributaria de Estados Unidos podría afectar a Perú?
Recientemente el gobierno de Donald Trump lanzó la reforma tributaria más radical de los últimos 30 años en Estados Unidos: The Tax Cuts and Jobs Act (the Act), que involucra una serie de medidas que podrían afectar considerablemente a la economía peruana y al resto de países de la región.

La medida que más llamó la atención fue la reducción del Impuesto a la Renta (IR) corporativo de 35% a 21%, llegando a niveles inferiores que los que tiene Perú y el resto de países de América Latina; por lo tanto, ante los ojos de inversionistas globales podría ser un incentivo para considerar a Estados Unidos como un destino de inversión mucho más atractivo.

Tendencia mundial a la reducción de impuestos

Aunque la disminución abrupta de 14 puntos, le significará al país una gran disminución en la recaudación fiscal, el propósito mayor de esta medida es motivar a las empresas norteamericanas a repatriar utilidades y capitales acumulados a sus casas matrices, es decir en territorio estadounidense.

De acuerdo a la agencia de comercio y desarrollo de la ONU (UNCTAD, por sus siglas en inglés) se estima que las empresas estadounidenses repatriarían dinero desde filiales extranjeras por un valor de US$2 billones [1].

Sin duda esta repatriación de inversiones puede venir desde países donde los beneficios tributarios solían ser mayores, como Sudamérica, y para poder retener estas inversiones es posible que los países de la región se vean presionados a reducir su Impuesto a la Renta también.

Lo cierto es que la tendencia mundial se está orientando a la reducción de IR, y los países desarrollados son los que, paradójicamente, tienen la tasa de IR más baja en comparación con los países en vías de desarrollo, lo cual deberá equilibrarse en el mediano plazo.

¿Es posible reducir el IR en Perú?

En el 2015, durante el gobierno de Ollanta Humala hubo un intento desde el Ejecutivo para llegar a reducir el IR hasta 26% de forma gradual. Sin embargo, la medida llegó solo a 28% y se detuvo debido a la reducción considerable en la recaudación para el fisco.

Hoy en día la situación es distinta, Estados Unidos ha colocado nuevas reglas de juego que en el corto plazo no ocasionarán un impacto en la economía del país, pero será conveniente que tanto Perú como los países de la región tomen medidas para seguir siendo competitivos como destino de nuevas inversiones, y evitar que las empresas estadounidenses retiren sus sedes.

¿Será posible que haya menos inversión en el Perú?

Es posible que la repatriación de capitales ocurra principalmente en algunos sectores vinculados a actividades comerciales o a intangibles y servicios. Es decir, con la reducción del IR se podría favorecer el retorno de empresas de consultoría o asesoría. El incentivo tributario no pone en riesgo que empresas del rubro de manufactura, minería, textiles, etc., se retiren del país.

El motivo, básicamente es que en algunas industrias la materia prima no puede trasladarse y, en segundo lugar, la mano de obra en países de la región continúa siendo mucho más barata. A pesar de contar con beneficios tributarios, los costos de mano de obra en USA son mucho más elevados.

Oportunidades para el Perú

Con el IR en 35% las empresas norteamericanas solían financiar sus operaciones con créditos en sus países, utilizando de esta manera el escudo tributario que generan los intereses financieros y descontados del pago del IR. Ahora, teniendo las tasas más altas en Perú, es probable que las empresas americanas busquen tener ese escudo financiero en el país para aminorar el pago de impuestos.

Por lo tanto, esto genera una oportunidad para la industria bancaria en el otorgamiento de créditos para el financiamiento de operaciones extranjeras en el país.

De otro lado, esta posibilidad se refuerza debido a que se prevé que Estados Unidos pondrá condiciones muy estrictas para la reducción de intereses, por endeudamiento para el cálculo de IR.

Retos y desafíos

La reforma tributaria no solo presenta un reto para las empresas americanas que operan dentro de territorio nacional, sino también para las empresas que ahora en adelante competirán con organizaciones que reducirán sus aportes tributarios.

Esto demandará, en general, mayor eficiencia en el gasto y manejo financiero para no perder competitividad.

Del mismo modo, el desafío para las entidades del Estado (responsables de la recaudación y fiscalización tributaria) en su relación con las empresas norteamericanas, será cobrarles mayores tasas en el Perú, que en su propio país de origen.

A modo de resumen, es importante que los desafíos y oportunidades que presenta la gran reforma tributaria de Estados Unidos pueda ser evaluada con inteligencia y tomar medidas anticipadas para mantener la armonía en el mercado y la competencia con empresas nacionales.


[1] https://gestion.pe/mundo/onu-reforma-tributaria-ee-uu-retirar-us-2-billones-proyectos-extranjero-226599

Encuentra más temas de interés en nuestro “EY Perú Library“.


Roberto CoresRoberto Cores
Socio de Impuestos Internacionales, EY 

email

linkedin

Roberto es Socio de Impuestos Internacionales en EY Perú. Posee más de 17 años de experiencia brindando servicios de consultoría legal, especializándose en temas tributarios con instituciones bancarias y financieras; así como en planeamiento tributario y en la estructuración fiscal de adquisiciones locales e internacionales.