Impacto de la transformación digital en las personas

Impacto de la transformación digital en las personas

El término de transformación digital está cada vez más presente en boca de todo el mundo, pero pocos están al tanto del real impacto de esas poderosas palabras. 

Partimos de que la transformación en sí, es un cambio completo y no parcial. Una empresa que no se transforma a nivel estratégico y decide aplicar innovación tecnológica puntual a través de un app o en solo una parte de sus procesos, no es eficiente ni obtendrá resultados más allá del corto plazo.

Debemos entender la transformación digital como “el proceso de migrar una organización desde un enfoque tradicional hacia nuevas formas de trabajo y pensamiento, incorporando tecnología de base digital, tales como medios sociales, movilidad, analíticas, robótica y aplicaciones en nube, entre otros, con la finalidad de transformar como el negocio opera”. Esa es la definición más completa que pude encontrar, sin embargo, no podemos olvidar que una verdadera transformación debe estar acompañada de un cambio en el estilo de liderazgo, estímulo a la innovación y nuevos modelos de negocio, pero sin perder de vista como esto afecta a las personas.

Cabe destacar que el ser humano siempre estará en el epicentro de este gran cambio, y no es solamente un agente, sino es un protagonista. En la película de la transformación digital no hay espacio para extras, todos somos actores principales.

Como usuarios o clientes, tendremos cada vez más poder y más opciones de elegir los productos o servicios que vamos a adquirir. La publicidad dirigida está cada vez más presente aún a expensas de nuestra privacidad. En muchos casos debemos pagar para no ver publicidad, en otros debemos ver publicidad para no pagar. Nuestros hábitos de consumo están siendo monitoreados constantemente, y cada vez seremos más “predecibles”, sin embargo eso puede limitarnos a no ver más allá de las sugerencias que nos presenten.

En la vida laboral, los cambios se avecinan rápidamente. Con la llegada de la Industria 4.0, o la revolución industrial cibernética, se habla ya de una industria inteligente e hiperconectada donde la robótica asiste al ser humano y lo complementa , donde es necesaria tanto la fuerza y la precisión de una máquina. Si bien la robótica y la inteligencia artificial complementan al ser humano en aquellas labores más rutinarias, aún no puede aspirar a reemplazarlo. Hay aspectos humanos tales como la imaginación, la creatividad, la emoción, la ética, la intuición y la creatividad que son atributos no digitalizables, y constituyen aquello que será la fortaleza a buscar en los trabajadores del futuro.

Hay otro aspecto que no debemos dejar de lado y es el advenimiento de los millennials a la fuerza laboral. Según estudios realizados por consultoras especializadas, en los próximos cinco años, los nuevos profesionales que se integren a la fuerza laboral serán agentes de cambio hacia la consolidación de la transformación digital de las empresas y deberán saber convivir en un entorno donde la colaboración intergeneracional es clave. La horizontalidad, la reciprocidad, la transparencia, la apertura son características a ser fundamentales para el éxito de estos nuevos equipos de trabajo. Las organizaciones no esperan que las nuevas generaciones reemplacen inmediatamente a las viejas, sino que se integren de manera complementaria y lleven juntos esta transformación. La riqueza de las nuevas organizaciones radicará en la intergeneracionalidad de sus equipos.

La capacidad de permitir que todos los miembros actúen y participen al mismo nivel independientemente de su status, cada cual aportando activamente con el valor que poseen, es justamente lo que hará la diferencia en las organizaciones que vayan a sobrevivir a estos cambios. Esto será un cambio para todos, pero como siempre, el que se adapte mejor, tiene mayores posibilidades.


  Encuentra más temas de interés en nuestro “EY Perú Library“.


Francisco Escudero
Socio de Consultoría, EY 

email

linkedin

Socio de Consultoría en EY Perú. Más de 20 años de experiencia en consultoría de negocios y venta de servicios en distintas industrias. Es Ingeniero Industrial por la Universidad de Lima y cuenta con el Programa Avanzado para la Dirección de Empresas (PADE) de la Universidad ESAN. Asimismo, tiene una Certificación de Miembros de Directorios Independientes (MDD) por la Escuela de Negocios CENTRUM Católica y una Certificación Internacional de Miembros de Directorios Independientes por la Universidad EADA de Barcelona, además de un Diplomado en Coaching Ontológico por la Pontificia Universidad Católica del Perú.