La Inteligencia Artificial en las entidades financieras

La Inteligencia Artificial en las entidades financieras

En medio de un mundo de constantes cambios e inmediatez, las entidades financieras se han visto obligadas a transformarse y buscar nuevas formas para competir. Es así que varias de ellas han optado por invertir en nuevas tecnologías, una de las que más está dando que hablar es la Inteligencia Artificial (IA).

La IA tiene una serie de puntos a favor que la han posicionado como la nueva tecnología preferida de muchas entidades financieras por su capacidad de agilizar procesos y hacerlos más eficientes y personalizados. Sin embargo, con frecuencia el impacto de estas nuevas tecnologías se sobreestima en el corto plazo y se subestima en el largo plazo. Si bien hay mucho ruido con respecto a la Inteligencia Artificial, aún falta una mayor discusión y análisis a profundidad sobre cómo afectará a las entidades financieras.

Barreras de la Inteligencia Artificial

En la última encuesta realizada por EY a nivel global, el 56% de los encuestados consideró que la falta de talento era la principal barrera para el desarrollo de la IA. Por esta razón, la industria financiera está apostando por duplicar el apoyo a las empresas que se dedican o usan la IA como parte de sus actividades.

Otra de las barreras de la inteligencia artificial, es su propia adopción. La mayoría de empresas están tratando de adaptar su uso en tareas diarias, sin embargo, continúa siendo un desafío para la mayoría de negocios. La implementación sigue siendo compleja y llega a ser prolongada, por lo que se requiere paciencia y voluntad de aprender.

¿Inversión sin retorno aparente?

Uno de los grandes problemas de invertir en Inteligencia Artificial es que el retorno a la fecha, es escaso. Esto sucede porque muchas empresas no realizan una correcta evaluación sobre los alcances de esta nueva tecnología.

Muchos directorios y gerencias están cayendo en el efecto denominado “Dunning-Kruger[1] que consiste en sobredimensionar el conocimiento sobre un tema y hacer promesas excesivas que no se pueden cumplir, escenario que se da frecuentemente en torno a la Inteligencia Artificial. Esto sumado a otros problemas comunes como la seguridad de datos y la falta de regulación.

Sectores que más aprovechan la Inteligencia Artificial

Existen varios sectores que ya están usando la IA dentro de sus procesos y que no están relacionadas directamente con las áreas de tecnología, sino más bien con las áreas comerciales, este es el caso de las áreas de marketing que utilizan esta tecnología para el desarrollo de campañas y la segmentación de sus públicos. Así también, tenemos las entidades financieras que usan IA cuando ofrecen productos financieros y líneas de crédito, como tarjetas de crédito, en función a los consumos. Incluso la industria automotriz, también está implementando la IA en sus procesos, así como machine learning, por lo que probablemente veremos vehículos autónomos.

Si bien hay negocios que usan la IA de manera más frecuente, y otros que recién la están adaptando en sus procesos, en los próximos años ninguna empresa podrá excluirla de su plan de desarrollo de negocios y de gestión de riesgos.

¿Qué está pasando en el mundo en otros sectores?

Aunque muchos no lo perciban y demuestren todavía cierta resistencia a esta tecnología, la inteligencia artificial ya forma parte de nuestro día a día. Por ejemplo, cuando ingresamos a Google Translate, estamos usando inteligencia artificial, ya no se trata de una traducción literal, sino de una traducción que incluye significados que varían según el contexto, a pesar de que sigue teniendo algunas fallas, nos ayuda a entender mejor una traducción de cualquier idioma.

Otro ejemplo de un servicio que consumimos diariamente es Netflix. Esta plataforma cuenta con algoritmos que se relacionan entre sí y vinculan el contenido sugerido de acuerdo a las series o programas que solemos ver y podríamos consumir. Lo mismo sucede con Spotify, que prepara una lista de distintas canciones en función a nuestras preferencias. Sería extenso enlistar los casos de empresas –especialmente digitales- que usan la inteligencia artificial.

¿Qué está pasando en el Perú?

Latinoamérica aún tiene mucho por trabajar en el campo de la tecnología, innovación y desarrollo. El Perú forma parte de la lista de países que se encuentran en una etapa muy básica en cuanto a IA, hay poca información, inversión y regulación sobre este tema.

Sin embargo, existen algunas entidades bancarias y financieras que están apostando por invertir en Inteligencia Artificial, Machine Learning, y Data Analytics, para mejorar (i) la interacción y segmentación de los clientes, (ii) la gestión de riesgos y estimación de la pérdida esperada, y (iii) el uso de los análisis predictivos para detectar fraudes.

Definitivamente, los directorios y gerencias de las entidades financieras peruanas tienen un largo camino por recorrer en este campo. Lo esencial es desarrollar interés por aprender más, analizar y evaluar nuevas propuestas que funcionan en el mundo, perder el miedo a invertir en algo diferente y tener paciencia para ver los resultados.

Finalmente, el mayor riesgo para las entidades financieras peruanas es la no adopción de la inteligencia artificial en sus operaciones. Su implementación puede ser compleja y prolongada, por lo que las empresas deben comenzar ahora.


[1] David Dunning y Justin Kruger de la Universidad de Cornell concluyeron que  «la sobrevaloración nace de la mala interpretación de la capacidad de uno mismo».

Encuentra más temas de interés en nuestro “EY Perú Library“.


Oscar MereNuma Arellano
Socio de Consultoría para la Industria Financiera (FSO), EY 

email

linkedin

Socio de Consultoría para la Industria Financiera (FSO) en EY Perú, con 20 años de experiencia en prestar servicios de auditoría interna, control interno, asesoría de riesgos, optimización de procesos críticos, auditoría de estados financieros, auditorías de compra (“due diligence”) y tomas de control ( “take over”) de empresas. Miembro del Colegio de Contadores Públicos de Lima y del Instituto de Auditores Internos; y profesor del Programa “Diploma de Especialización en Auditoría” en la Pontificia Universidad Católica del Perú (desde el 2008).