Paraísos fiscales: nueva regulación

Paraisos fiscales- nueva regulación

A partir del 1 de enero del 2019 el Perú tiene un nuevo tratamiento tributario aplicable a los paraísos fiscales o actualmente denominados por nuestra legislación tributaria como países o territorios no cooperantes o de baja o nula imposición, a cuyo tratamiento se agregaron los regímenes fiscales preferenciales. De esta forma, no podrán ser deducidos los gastos por servicios ni las pérdidas que se registren en los países que se encuentren en la nueva lista o cumplan con los nuevos criterios.

Las principales modificaciones son: i) la actualización de la lista de paraísos fiscales (ahora denominados países o territorios no cooperantes o de baja o nula imposición); ii) cambio de las características para ser incluido o excluido dentro de la lista de dichos países y territorios; y iii) los nuevos criterios para ser calificado como régimen fiscal preferente.

Estas modificaciones responden al interés del Perú por formar parte de la OCDE en el 2021, y a las consecuentes modificaciones legislativas que está efectuando para alinearse a los criterios de esta organización.

Cambio de requisitos

Hasta el 31 de diciembre del 2018 existía dos formas para que un país o territorio sea considerado paraíso fiscal:

  1. Encontrarse en la lista de paraísos fiscales
  2. Tener una tasa efectiva del impuesto a la renta inferior en un 50% o más a la tasa a la que correspondería en el Perú sobre rentas de la misma naturaleza (es decir, 14.75%) y adicionalmente cumplir con al menos una de las características puntuales detalladas en la antigua norma, por ejemplo, autopublicarse como paraíso fiscal o brindar beneficios tributarios de forma exclusiva a los no residentes, entre otros.

La segunda opción era poco probable de ocurrir en la realidad, y en la práctica sólo eran considerados paraísos fiscales los incluidos en la lista, sin importar que la tasa impositiva fuera menor al 50% que la tasa peruana. Por lo tanto, territorios como Delaware (Estados Unidos), Suiza, Uruguay, que tienen una tasa impositiva menor al 50% de la peruana, no calificaban como paraísos fiscales.

Ahora, en línea con los parámetros de la OCDE, el Perú ha actualizado la lista de países o territorios no cooperantes o de baja o nula imposición. La antigua lista de paraísos fiscales se encontraba desfasada e incluso consideraba territorios que ya no existían (las antiguas Antillas Neerlandesas, ahora Curazao y Sint Maarten entre otros Estados autónomos). Asimismo, se incorporó como criterio excluyente de la lista ser miembro de la OCDE (como Luxemburgo) o territorios con los cuales Perú ya tiene vigente un convenio para evitar la doble imposición (como la región autónoma de Madeira perteneciente a Portugal).

Adicionalmente, con relación a la segunda opción, la inclusión o exclusión en la lista ahora se realizará mediante Decreto Supremo teniendo en cuenta alguno de los siguientes nuevos criterios: a) tener o no vigente con el Perú un CDI que incluya una cláusula de intercambio de información; b) ausencia de transparencia a nivel legal, reglamentaria o de funcionamiento administrativo; c) que su tasa aplicable del Impuesto a la Renta empresarial sea cero % o inferior al 60% de la que correspondía en Perú (es decir, 17.7% y ya no 14.75%, como era antes), entre otros.

Nuevo régimen

Sin embargo, el cambio más significativo viene a ser la inclusión de la nueva categoría de regímenes fiscales preferentes, los cuales no se encuentran en la lista, pero reciben el mismo tratamiento tributario que un país o territorio no cooperante o de baja o nula imposición. Serán considerados en esta nueva categoría los países o territorios que cumpla con al menos dos de los siguientes criterios:

  1. No tener vigente un acuerdo para el intercambio de información tributaria o un convenio para evitar la doble tributación que incluya una cláusula de intercambio de información; o existiendo estos, no cumplan con el intercambio de información o este sea limitado.
  2. Ausencia del régimen fiscal de transparencia.
  3. Tener una tasa impositiva menor al 60% de la tasa peruana (es decir, igual o menor a 17.7%).
  4. Tener un régimen que excluye a los residentes del país o territorio, o que los sujetos beneficiarios se encuentren impedidos de operar en el mercado doméstico.
  5. Ser considerado por la OCDE como un territorio pernicioso o potencialmente pernicioso.

El primer y tercer criterio son de fácil cumplimiento, teniendo en cuenta que a nivel mundial solo son 7 países con los que el Perú tiene convenio para evitar la doble tributación: Canadá, México, Portugal, Chile, Brasil, Corea del Sur, Suiza; y un acuerdo multilateral con 3 países más (Decisión No. 578) que incluye a Ecuador, Colombia y Bolivia.

Pero incluso si el país tiene un convenio para evitar la doble tributación con el Perú (por ejemplo, Suiza), a pesar de no estar en la lista podría ser considerado como un país con régimen fiscal preferente en caso cumpla con al menos dos de los otros cuatro criterios. Lo mismo sucede con Uruguay y Singapur, por mencionar solo algunos territorios con tasas impositivas menores al 17.7%, y que antes de la modificación en comentario no eran tratados como paraísos fiscales.

Dado este nuevo escenario, se recomienda a las empresas tener sumo cuidado con los países o territorios con los que hacen operaciones. Actualmente, ya no basta con verificar que un país o territorio se encuentre incluido o no en la lista de países o territorios no cooperantes o de baja o nula imposición, sino que es importante analizar si califica o no como país o territorio con un régimen fiscal preferente.

 

Para conocer más de nuestros servicios relacionados a asesoría tributaria ingresa aquí.


Ramon Bueno-TizonRamon Bueno-Tizon
Gerente Senior de Impuestos, EY

email

linkedin

Cuenta con más de 16 años de experiencia en asesoría tributaria a empresas multinacionales y locales de diferentes sectores. Es abogado por la Universidad de Lima con posgrado en tributación y posgrado en Derecho con mención en Contratos por la Universidad de Salamanca. Posee una maestría en derecho (LLM) por International Taxation por la Universidad de Florida (2010), y una maestría en Tributación y Política Fiscal por la Universidad de Lima y Universidad Autónoma de Madrid (2008).