La necesidad de hacer lo inteligente

La necesidad de hacer lo inteligente

Anticipación, estudio, ejecución. Me lo planteo cuando veo tantas en el tráfico sofocante de Lima. Como metrópolis neurótica, le agregarnos a su yuxtapuesta gestión operativa una cantidad importante de obras iniciadas, pero no continuadas, además de otras descontinuadas e inconclusas. Puentes elevados desmontados y vueltos a montar -pero no terminados-, y carriles recortados y desatendidos con vallas en -otrora- vías rápidas, son solo ejemplos de autoinfligirnos más crispación social, por la ausencia de anticipación, estudio y ejecución.

Ya hemos comenzado a escuchar que no llegaremos a 4% de crecimiento anual de PIB en 2019, dado el crecimiento menor a 3% obtenido en el primer trimestre, y que una razón es la caída importante de la inversión pública en sus tres estamentos: central, regional y municipal. El déficit de infraestructura es grande, y una profecía autocumplida se cierne sobre nosotros: que lleguemos a tal nivel de atraso y colapso de infraestructura, que los milagros para conectar más comercio exterior, transporte logístico en general y el `vivir la vida cotidiana` se torne más acotado a guetos en las propias ciudades. El Perú está llegando a una curva asintótica de crecimiento, porque, al igual que en los diagnósticos para mejorar nuestros endémicos desafíos en educación y salud, por citar algunos, en infraestructura no abordamos su solución. La necesidad de hacer lo inteligente no ocurre.

Los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos Lima 2019 nos han atraído una antorcha de luz al respecto. La promulgación de los Decretos Legislativos 1248 y 1335 -que invito a estudiar- ha permitido mayor agilidad para desarrollar, invertir, equipar y operar la ejecución de nuestros Juegos. La novedosa aplicación de los contratos New Engineering Contract (NEC) ha permitido desarrollar la infraestructura deportiva en tiempo récord, obligando al titular y al contratista a ponerse de acuerdo sobre cualquier discrepancia dentro del proyecto, aceptando cambios y mejoras in situ y prácticamente `en vivo`, y redituando ahorros de tiempo y dinero. Los NEC constituyen acuerdos integrales que se soportan sobre tres objetivos fundamentales: a) claridad, b) simplicidad y c) flexibilidad para el estímulo a la buena y transparente administración y utilización de buenas prácticas. Por ejemplo, la Villa Panamericana tenía una inversión estimada de US$ 700 millones, pero su costo final muy probablemente llegará a ser sustancialmente inferior, gracias a los cambios anticipados, estudiados, aceptados y ejecutados con inteligencia: menos torres y más altas, más cercanas entre sí, y más espacio total liberado de estacionamientos no subterráneos. Los NEC son contratos colaborativos que procuran maximizar los recursos y que realizan una distribución equitativa de los riesgos y beneficios entre titular y contratista, reduciendo los reclamos y disputas que causan pérdidas económicas y alimentan el estrés social mencionado. Incorporan mecanismos de resolución de disputas que no interrumpen su ejecución y que acompañan a las partes durante este proceso. Ello brinda agilidad en la solución de controversias, y también dota de incentivos a las partes, que se aplican en caso se alcancen hitos contractuales en plazos reducidos, sin deterioro de la calidad preestablecida.

Aplicar los NEC es una manera de hacer lo inteligente y resolver el déficit de infraestructura. Es un modelo contractual que aporta valor y que debe ser adoptado para ciertos proyectos de infraestructura pública, priorizando eficiencia y calidad en las obras y, por consiguiente, el buscado bien común.


*Artículo publicado originalmente en la edición de Mayo 2019 de América Economía.          


Paulo PantigosoPaulo Pantigoso
Country Managing Partner, EY 

email

linkedin

Country Managing Partner de EY Perú. Responsable de liderar junto con 50 socios y directores a más de 1,200 profesionales expertos en los servicios de la firma. Es editor de la “Guía de Negocios e Inversión en el Perú” elaborada en conjunto por EY Perú, el Ministerio de Relaciones Exteriores y Proinversión; y editor de la Guía de Negocios y Emprendimiento “Crecer”, dirigida a orientar a los emprendedores en los negocios.


A %d blogueros les gusta esto: