Vehículos eléctricos: cómo impulsar su uso

Vehiculos electricos: como impulsar su usoCada vez las bicicletas, motos y scooters se vuelven una alternativa para escapar de la congestión vehicular que padecemos en la ciudad. Si bien son vehículos que existen desde hace varios años, el componente que los vuelve un sustituto a los automóviles en el transporte ahora es el contar con motores eléctricos. Esto permite que alcancen velocidades mayores, requieran menor esfuerzo físico de parte de su conductor y, sobre todo, sean menos nocivos para el medio ambiente.

La electromovilidad, como se conoce a este tipo de vehículos impulsados por motores eléctricos, es una tendencia que ya se percibe en diferentes partes del mundo; y genera oportunidades de negocios relevantes al tiempo que evita un impacto nocivo en el entorno.

Compromiso del Perú

El cambio climático es un fenómeno del cual tanto los países como las empresas son conscientes. Por tanto, se han firmado diferentes acuerdos a fin de adoptar acciones para revertir esta situación. Uno de esto compromisos a nivel país es el Convenio de París, el cual es la convención marco de la Organización de las Naciones Unidas sobre cambio climático. El Perú lo incorporó a su ordenamiento jurídico interno en el 2016.

Uno de los objetivos de este acuerdo es la reducción de la emisión de gases efecto invernadero, lo cual se logra, entre otras acciones, a través de la migración hacia el uso de energías limpias (por ejemplo, renovables) o incorporando dentro del proceso productivo de las empresas KPIs que permitan medir la reducción de tales gases o monitoreo de la matriz energética con un componente renovable, incluso en el desarrollo de industria extractiva.

Respecto a la electromovilidad se requiere de un marco regulatorio claro. Actualmente, el Gobierno peruano ha anunciado la preparación de un reglamento y también se vienen elaborando las normas técnicas peruanas incorporando los estándares internacionales. Asimismo, a mediados del año pasado se incorporaron incentivos tributarios para el uso de la electromovilidad mediante la reducción de la tasa del impuesto selectivo al consumo (ISC) de 10% a 0% a la importación de vehículos a gas, eléctrico e híbridos.

Si bien se trata de un beneficio significativo, se requieren medidas complementarias para que el uso de este tipo de vehículos sea efectivo. Entre estas medidas está la habilitación y reducción de costos de la infraestructura que dé soporte a estos vehículos así como de los respectivos repuestos, entre otros. Por ejemplo, es necesario el desarrollo de estaciones de carga (conocidas como electrolineras), que en un primer momento pueden ser instaladas en lugares donde ya existen grandes áreas de estacionamiento de autos, como centros comerciales y universidades, a fin de crear sinergias eficientes.

Otro punto relevante a fin de desarrollar de forma masiva el uso de la electromovilidad es la armonización de las políticas públicas relacionadas a las energías eficientes, como lo son la de gas natural y la eléctrica. Actualmente, la matriz energética del país está liderada por la energía hidráulica (alrededor del 60%) y existe un interés por masificar el uso del gas natural tanto en los domicilios como en los vehículos. En esa línea, urge definir acciones de planeamiento estratégico, incorporando de ser necesario el componente de energías renovables, las cuales alcanzan alrededor del 7% del total de la matriz energética peruana.

Privados eléctricos

Lo anterior no significa que el sector privado no venga desarrollando iniciativas de electromovilidad. Ya hay empresas que ofrecen opciones de buses para transporte público, ya sea local como interprovincial, así como para transporte de colaboradores en proyectos mineros.

Además, existen compañías que están sustituyendo sus fuentes de energía por las renovables y más limpias en sus diversos procesos productivos. De esta manera, cumplen con los nuevos requerimientos de sostenibilidad exigidos por el mercado, tanto de parte de consumidores como de parte de fuentes de financiamiento.

Pero nuevamente, se necesitan acciones complementarias para que los proyectos de electromovilidad dejen de ser simples buenas prácticas adoptadas por el sector privado y formen parte de políticas públicas que velen por la reducción de emisiones de gases efecto  invernadero, en el marco de la lucha contra el cambio climático, fenómeno que perjudica al planeta en su totalidad.

En el Perú ya existe la ley macro de cambio climático, pero está pendiente su reglamento. También existe una comisión que trabaja para definir normas técnicas y parámetros de uso energéticos por parte de los diferentes actores del mercado. Mientras esto suceda, un factor clave y al alcance de todos es la sensibilización de la necesidad de contar con equipos que utilicen energía de este tipo, cuyo impacto en el medio ambiente es mucho menos nocivo que las energías tradicionales.

 


Encuentra más temas de interés en nuestro “EY Perú Library“.


Beatriz-de-la-VegaBeatriz De la Vega
Socia de Impuestos, EY

email

linkedin

Socia Líder de Energía de EY Perú. Cuenta con más de 19 años de experiencia en consultoría legal, especializada en temas tributarios con empresas de hidrocarburos, mineras y manufactureras, asesoría en procesos de fiscalización y el planeamiento tributario. Abogada graduada por la Pontificia Universidad Católica del Perú, tiene un Master en Business Administration de la Universidad Adolfo Ibañez School of Management de Miami. Master en derecho de hidrocarburos, de la Universidad de Aberdeen, Escocia – Reino Unido.