Obligaciones tributarias de trabajadores extranjeros

Obligaciones tributarias de trabajadores extranjerosEl 26 de julio se inauguraron en nuestro país los XVIII Juegos Panamericanos. Este evento multideportivo representa contar con la participación de deportistas de 41 países de América en 39 deportes. Los Juegos Panamericanos, además de significar la realización de una de las competencias deportivas más relevantes en nuestro país, implican que nuestro PBI crezca en 0.7 puntos.

En efecto, la realización de este evento deportivo ha generado la contratación de distintos proveedores para la construcción y ejecución de obras de infraestructura requeridas para su cabal desarrollo. Cabe mencionar que un gran número de las empresas encargadas de estos proyectos son extranjeras, las cuales han tenido que destacar al país a sus trabajadores, de modo que puedan ejecutar adecuadamente parte de los proyectos adjudicados.

Desde el año 2018 existe una gran afluencia de profesionales extranjeros que se encuentran ingresando al país para ejecutar los proyectos encargados a sus empleadores extranjeros, con motivo de la realización de los Juegos Panamericanos en el Perú. Por lo general, estos profesionales y especialistas extranjeros mantienen su vínculo laboral con su empleador no domiciliado y vienen al Perú para realizar una actividad específica. Es así que, por la naturaleza de sus actividades, no se encuentran bajo la subordinación de una empresa peruana. Esta situación se da también en el caso de los trabajadores denominados designados, en donde una empresa extranjera suscribe un contrato de servicios con una empresa peruana para un proyecto en específico, y para ejecutarlo destaca a sus trabajadores al Perú.

Pues bien, ¿qué consecuencias tributarias genera el destaque de trabajadores extranjeros por parte de empresas no domiciliadas para dicha fuerza laboral? ¿Existe alguna obligación tributaria por parte de estos profesionales extranjeros al encontrarse en Perú, aun cuando siguen recibiendo el pago de su remuneración desde el exterior?

La respuesta es sí, ya que la legislación tributaria peruana establece un criterio de territorialidad para calificar como rentas de rentas de fuente peruana a las originadas por el trabajo personal realizado dentro de territorio nacional, independientemente de la calidad -de domiciliado o no domiciliado- que pueda tener el empleador.

Al respecto, si bien la remuneración de los trabajadores extranjeros sigue siendo pagada por la empresa extranjera, las actividades realizadas dentro de territorio peruano implicarán la generación de rentas de fuente peruana. Lo antes señalado, ha sido recogido de manera expresa por la Ley del Impuesto a la Renta, la cual dispone que en general y cualquier sea la nacionalidad o domicilio de las partes que intervengan en las operaciones y el lugar de celebración o cumplimiento de los contratos, son rentas de fuente peruanas las originada en el trabajo personal realizado dentro de territorio peruano. De esta manera, sin perjuicio de la nacionalidad o domicilio de las partes, o el lugar donde se pague la remuneración, constituirán rentas de fuente peruana aquellas que se originen por actividades realizadas dentro del país.

En ese sentido, los profesionales extranjeros deberán realizar el pago del Impuesto a la Renta sobre la remuneración percibida y vinculada con el trabajo en Perú, aplicando la tasa del 30% en el caso de las personas no domiciliadas. Nótese que, el pago del referido impuesto debería ser efectuado de manera directa, al no mediar un empleador peruano que ostente la calidad de agente de retención.

¿Hasta dónde va la obligación tributaria?

El criterio antes desarrollado también ha sido ratificado por la autoridad tributaria mediante el Informe No. 084-2019-SUNAT, publicado el pasado mes de junio, a través del cual se aplica el criterio de territorialidad que establece la legislación peruana para determinar las rentas del trabajo de fuente peruano. El caso materia de análisis en el referido informe versaba sobre el tratamiento fiscal aplicable a las rentas obtenidas por una persona natural extranjera (no domiciliada) por actividades desarrolladas tanto en territorio peruano como en el exterior, que es contratada por una persona jurídica domiciliada en el Perú.

Si bien la Administración Tributaria analiza un supuesto relativamente distinto al descrito en el punto anterior, concluye que la renta de fuente peruana por rentas del trabajo se determina en base al criterio de territorialidad.

Cabe enfatizar que, esta problemática surge con mucha frecuencia en los casos donde empresas peruanas contratan personal extranjero, ya sea con motivo de proyectos específicos o cuando por necesidades de la filial local, las multinacionales destacan a su personal en una asignación internacional a Perú. Asimismo, sucede que estos trabajadores extranjeros mantienen el vínculo laboral con su empleador en el país de origen, ya sea porque realizan funciones para ambos empleadores o con la finalidad de mantener sus aportaciones a la seguridad social en el home country. Del mismo modo, ocurre también que con motivo de las actividades a realizar – por ejemplo, una persona que tiene un cargo regional – el trabajador extranjero debe ejecutar sus servicios en Perú, pero a su vez en el país de origen.

Es en dicho escenario donde los empleadores peruanos deben analizar si corresponde efectuar la retención del Impuesto a la Renta de quinta categoría sobre la totalidad de la remuneración pagada, o únicamente sobre el porcentaje de la remuneración que corresponde a las actividades realizadas en Perú.

Por tal motivo, para determinar si se trata de una renta de fuente peruana, deberá analizarse el lugar de prestación del servicio, en aplicación del criterio de territorialidad. En ese sentido, si la actividad se realiza fuera de territorio peruano, calificará como una renta de fuente extranjera y, por lo tanto, no se encontrará sujeta a la retención del Impuesto a la Renta de quinta categoría.

De ahí que en las situaciones donde trabajadores extranjeros, contratados por una empresa peruana, realicen actividades tanto dentro de Perú como en el exterior, y la remuneración pagada pueda ser atribuida al lugar de prestación de servicios, se deberá identificar la fuente de la renta. Para ello, es relevante analizar las cláusulas contractuales y la forma bajo la cual se calcula la contraprestación, así como la documentación de soporte respectiva, a efectos de determinar cuál es el base imponible que debe considerarse para la retención del Impuesto a la Renta de quinta categoría, considerándose para dicho propósito únicamente al porcentaje atribuido como renta de fuente peruana. Desde el punto de vista operativo, se podrá realizar una prorrata de la renta recibida en función a los servicios prestados dentro de territorio peruano, y sobre dicho porcentaje se aplicará la tasa del 30% del impuesto a la renta (para el caso de trabajadores no domiciliados).

Bajo lo antes dicho, a la hora de determinar las obligaciones tributarias de trabajadores extranjeros, siempre será importante identificar la fuente de la renta, la cual se podrá determinar en función al lugar de prestación de servicios, al amparo del criterio de territorialidad que rige en nuestra legislación nacional.


Beatriz-de-la-VegaAlejandra Alvarado
Gerente del Área Laboral, EY

email

linkedin

Gerente del Área Laboral de EY. Cuenta con más de 6 años de experiencia en Derecho Laboral, de Seguridad Social y temas de Tributación Individual. Abogada licenciada de la Pontificia Universidad Católica del Perú y con estudios de especialización en Derecho Tributario Corporativo en la Escuela de Posgrado de ESAN y Tributación Internacional en NYU School of Professional Studies.