La NIIF 16 y sus ingratas sorpresas al adoptarla

La NIIF 16 y sus ingratas sorpresas al adoptarla

La NIIF 16 es la nueva norma contable aplicable desde este año 2019 y que está reemplazando al modelo contable de arrendamientos propuesto por la NIC 17 y otras normas relacionadas; sin embargo, a muy pocos meses de presentarse los primeros estados financieros anuales bajo esta nueva NIIF un gran número de compañías peruanas se viene dando con la “ingrata” sorpresa de la complejidad que implica adoptarla adecuadamente.

Si bien es cierto que “a estas alturas del partido” ya se han discutido ampliamente los nuevos requerimientos de esta norma y sus potenciales efectos en la gestión del negocio, existen algunos aspectos relevantes que, al ser abordados durante la adopción de esta nueva norma, vienen siendo un verdadero “dolor de cabeza” para estas compañías, generándose en muchos casos tiempo y costos adicionales a los inicialmente presupuestados.

Uno de estos aspectos es determinar la tasa de descuento más apropiada para los alcances planteados por la NIIF 16. Si bien esta norma establece algunas definiciones generales, en la práctica, no indica específicamente cómo calcular dicha tasa dejando a criterio interpretativo su estimación. Al respecto, existen ciertos supuestos que podrían ser válidos para calcular la tasa de descuento. Por ejemplo, aquellas compañías que cuenten con pocos contratos de arrendamiento podrían optar por utilizar la tasa de interés cotizada con los Bancos para la obtención de un préstamo con características similares (plazo, monto y moneda) a las obligaciones involucradas en el contrato de arrendamiento; por otro lado, las compañías con un alto volumen de contratos de arrendamiento podrían construir y emplear una tasa de descuento teórica cuyos componentes reflejen tanto el riesgo del mercado como el riesgo propio del negocio.

Otro aspecto sujeto a un cuidadoso análisis es la determinación del tiempo de duración de los contratos de arrendamiento para fines de lo requerido por la NIIF 16 ya que, si bien esta norma alcanza algunas pautas, en la práctica también existen ciertas particularidades que bajo el enfoque de la NIIF 16 requieren utilizar un tiempo de duración distinto al plazo original indicado en el contrato de arrendamiento. Entre estas particularidades destacan la intención del arrendatario sobre la ejecución “preferente” (no automática) de renovar el tiempo de duración del contrato, las normas de derecho privado establecidas por el Código Civil, la relación comercial mantenida entre el arrendador y el arrendatario, el método elegido por el arrendatario para adoptar la NIIF 16, entre otras.

Por lo expuesto, es evidente que adoptar la NIIF 16 no es un proceso sencillo puesto que involucra el análisis y la determinación de una serie de aspectos complejos que de no ser abordados adecuadamente podrían generar costos innecesarios y errores significativos en los estados financieros.


Alan IbáñezAlan Ibáñez
Gerente de Consultoría Financiera en EY Perú

email

linkedin

Con más de 7 años de experiencia brindando servicios en las áreas de consultoría, valorización de instrumentos financieros y adopción de NIIF en importantes proyectos para los principales grupos económicos del Perú. Certificado en IFRS por la Association of Chartered Certified Accountants de Glasglow, Reino Unido.