Jubilación anticipada: nuevos requisitos

Aeropuertos: una oportunidad latente

El 03 de mayo se publicaron las nuevas restricciones al retiro del 95.5% del fondo de pensiones. De esta manera, ya no será tan sencillo retirar los fondos y acceder a una jubilación anticipada.

Retiro del 95.5%

Desde mayo del 2016 las personas que acceden a una jubilación han tenido la posibilidad de retirar el 95.5% de su fondo de pensiones y los resultados de esto no vienen siendo muy positivos si tomamos en cuenta el objetivo final del sistema de pensiones: que las personas puedan acceder a una pensión al momento de su jubilación.

Según cifras de la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) al 31 de diciembre de 2018, aproximadamente el 56% de los retiros del 95.5% han sido realizados por personas que tienen máximo 60 años de edad (es decir, cinco años menos que la edad de jubilación ordinaria), de los cuales aproximadamente el 21% de las personas tenía entre 51 y 55 años, y el 29% tenía entre 56 y 60 años.

Otro dato importante es que solo aproximadamente entre el 1% y 5% de las personas que retiraron el 95.5% de sus fondos lo utilizaron para buscar una pensión. Lo anterior llama la atención si se tiene en cuenta que la esperanza de vida de las personas aumenta cada vez más. Por tanto, cabe preguntarse, cómo estas personas administrarán sus fondos para su etapa de jubilación efectiva.

Un punto relevante que llamó notoriedad fue la forma cómo muchas personas cumplieron los requisitos para acceder a la posibilidad de retirar el 95.5% de sus fondos bajo una jubilación anticipada ordinaria, la cual, hasta antes de la Ley N°30939 publicada el pasado 3 de mayo, no exigía una edad mínima para aplicar a dicho beneficio.

Como se sabe, solo se requería contar con un fondo de tamaño tal que le permita a la persona tener una pensión igual o mayor al 40% de la remuneración percibida en los últimos 120 meses.

En ese sentido, una práctica común desde mayo de 2016 fue aplicar a un crédito bancario, por ejemplo, que permita llegar al mínimo de fondo necesario; y luego retirar el 95.5% del fondo de pensiones. Con el dinero retirado, las personas pagaban el préstamo bancario sin verse afectadas por los intereses del préstamo, y disfrutaban de un saldo a favor.

Nuevos requisitos

Dado este panorama, el Ejecutivo aprobó, el pasado 3 de mayo, la Ley N°30939 que incluye nuevos requisitos para acceder a una jubilación anticipada y de esta manera poder retirar el 95.5% del fondo de pensiones, tanto para la jubilación anticipada ordinaria (JAO) como para la jubilación anticipada por desempleo (REJA).

Para el caso de la jubilación anticipada ordinaria se debe tener una edad mínima: 50 años para las mujeres y 55 para los hombres; y no se pueden hacer aportes voluntarios mayores al 20% de la cuenta individual (es decir, tu saldo a esa fecha). En caso el aporte voluntario sea mayor al 20%, se deberá esperar mínimo nueve meses para retirar el 95.5%. Con esto último, se busca desincentivar los préstamos adquiridos únicamente con el fin de retirar el fondo de pensiones, pues ahora sí se tendrían que pagar por nueve meses los intereses del crédito asumido.

Otra novedad de la nueva Ley es que el aporte del 4.5% correspondiente a Essalud ya no será calculado sobre el aporte obligatorio que existe en el fondo del trabajador (sin considerar los aportes voluntarios), sino sobre el monto que retira.

El Régimen Especial de Jubilación Anticipada (REJA) será permanente

Otro cambio importante incluido en la reciente Ley N°30939 es que el REJA (jubilación anticipada por desempleo) ya no será temporal, sino que será permanente. Si bien esta es una medida aceptada por buena parte de la población, cabe cuestionar el objetivo real de este régimen. Se sostiene que su intención es proteger a los trabajadores desempleados; sin embargo, para tal fin ya existe la compensación por tiempo de servicios (CTS). Por tanto, no quedan claros los beneficios reales de esta opción de jubilación anticipada. Por el contrario, podría preverse que a largo plazo, resulta negativo para el trabajador, pues pone en riesgo su jubilación futura.

Para el caso de la jubilación anticipada por desempleo, se ha agregado la obligación de no percibir rentas de cuarta categoría mayores a 7 UIT en los 12 meses consecutivos de desempleo. Es decir, ya no bastará con tener 50 o 55 años (dependiendo si es hombre o mujer la persona que lo solicita) ni no tener rentas de quinta categoría (estar en planilla) por 12 meses. Ahora, además, deberá acreditarse que tampoco se recibe renta de cuarta categoría (trabajo independiente) mayor a 7UIT por un plazo de 12 meses.

Más allá de estos cambios puntuales detallados en este artículo, es necesario reflexionar sobre el sistema de pensiones peruano, a fin de velar por una jubilación sostenible para los trabajadores, en un mundo donde la esperanza de vida de las personas crece cada vez más. Opciones como ampliar la edad de jubilación, incrementar la tasa del aporte (donde parte de dicha tasa podría estar a cargo del empleador), brindar incentivos para que los trabajadores confíen en el sistema y, por tanto, aporten más, merecen considerarse en este debate que aún no ha concluido.


Encuentra más temas de interés en nuestro “EY Perú Library“ o en nuestra web.


Juan José CárdenasJuan José Cárdenas
Socio de EY Law

email

linkedin

Socio de EY Law, tiene más de 23 años de experiencia brindando asesoría legal en proyectos público-privados en diferentes sectores como aeronáutico, portuario, energía, transporte, oil & gas, salud, telecomunicaciones, entre otros. Además ha sido consultor en concesiones, licitaciones internacionales, financiamiento de proyectos y derecho público y regulatorio; y ha obtenido importantes reconocimientos a los largo de su carrera.